Servicios de abogacía en Madrid


A continuación, presentamos los servicios de abogacía que prestamos en Abogada González Fraile en Madrid.

Icono personas

Mediación

La Mediación es un proceso voluntario en el que dos o más partes involucradas en su conflicto trabajan con un profesional imparcial (el mediador) para generar sus propias soluciones con la intención de resolver sus diferencias.

En la de med
iación, todas las partes comparten abiertamente su punto de vista.

La mediación es voluntaria, pudiéndose interrumpir en cualquier momento, bien a instancia de cualquiera de las partes, o bien por criterio de la persona mediadora.


Todo lo tratado en el proceso de mediación es confidencial. En este sentido, los mediadores actúan bajo secreto profesional y, dado que su intervención se rige por los principios de neutralidad e imparcialidad, nunca acudirán a los tribunales como testigos ni peritos de parte.


La mediación es imparcial, neutral, equilibra y segura. El mediador tiene la responsabilidad de asistir a cada mediado y no puede favorecer los intereses de uno frente a los del otro, ni puede favorecer un resultado específico de la mediación.

¿Cuáles son los beneficios de la mediación?

Se logra una reducción en el tiempo y los costes económicos del proceso judicial tradicional al resolver parcial o totalmente la disputa.

También una reducción en el estrés que puede resultar de un conflicto en curso.
Por supuesto, una mejor comprensión de la disputa, pues ofrece soluciones personalizadas y adaptadas a las necesidades de las partes.
Mantenimiento de las relaciones personales y mercantiles y consecución de un desenlace positivo.


Cuando las partes alcanzan un acuerdo, los extremos de este son revisados, reflejados por escrito, y firmados por todas las partes. Todo acuerdo es alcanzado libre y voluntariamente por las partes.
El acuerdo puede incluir términos que el tribunal podría no imponer, siempre que tengan un contenido lícito. El nivel de satisfacción de los participantes en esta, así como el grado de implicación y compromiso para mantener y cumplir los acuerdos alcanzados, ha demostrado ser notablemente superior en comparación con otras opciones relacionadas con la reclamación de los intereses de las partes en conflicto en vía judicial.

¿En qué momento es posible la mediación?

La mediación es posible antes, durante y después de un procedimiento judicial. Incluso en la fase de ejecución de sentencia, pudiendo pedirse la suspensión del procedimiento.

Contacte con Abogada González Fraile

Teléfonos: 911 157 271 / 605 940 796

Icono peso romano

Negociación

Icono mazo

Defensa jurídica

Icono edificio

Asesoramiento

En algunos casos, la mediación no es el cauce adecuado, por lo que es más conveniente utilizar otra opción para resolver el conflicto. La negociación puede de utilizarse en toda clase de asuntos civiles y mercantiles.

La negociación es la alternativa a supuestos en que por las características de los asuntos a tratar, o por las necesidades personales de las partes implicadas, sean personas físicas o jurídicas, requieren la intervención de un profesional que despliegue una estrategia a seguir, colaborando en todo momento con su cliente, teniendo en cuenta sus intereses para lograr un acuerdo satisfactorio.
La naturaleza de las circunstancias, las necesidades del caso, o la voluntad del cliente que requiere resolver el conflicto por la vía judicial ante los tribunales, precisan de la dirección técnica de un abogado que vele por sus intereses y los defienda ante los Órganos de la Administración de Justicia.

La experiencia de treinta años en este tipo de intervenciones, avala la profesionalidad, dedicación y rigor con que se afronta en este despacho de la Abogada González Fraile en la defensa jurídica en las áreas de Derecho que se especifican en el apartado Especialidades.
Es tradición del despacho la de orientar sobre las diferentes soluciones al problema.

Un buen asesoramiento previo es la clave estratégica para el buen fin de todo conflicto.


Cada circunstancia es tratada de forma exclusiva, con un estudio de las diferentes opciones para su resolución. No es siempre necesario resolver los conflictos acudiendo a los tribunales; por ello, el análisis exhaustivo del caso permitirá posicionarnos y optar por la alternativa más adecuada a sus intereses.